Método ARDE

DEVOCIONAL "A.R.D.E."

Como iglesia nos esforzamos en promover que las personas cultiven una vida devocional que sea cada vez más llena de Dios, porque entendemos que el cristianismo no se trata de una teoría acerca de Dios, sino de experimentar la realidad de Dios en una relación vibrante con Él.

Es por eso que debemos alimentar una espiritualidad viva a través de pasar tiempo en la Palabra de Dios. Para ello, recomendamos un método sencillo que nos ayuda a crecer en la observación, meditación y aplicación de lo que lees cada día en tu Biblia.

El método ARDE es una sencilla guía devocional que nos ayuda a priorizar adecuadamente los aspectos más importantes de nuestro estudio de la Biblia. ARDE es una sigla que señala cada uno de esos aspectos, como veremos a continuación.

A de “ATRIBUTOS DE DIOS”

Dios se revela a través de Su Palabra. Jesús nos dice que la vida eterna se trata de conocer a Dios (Juan 17:3), por lo que nuestro acercamiento a la Biblia no es principalmente para encontrarnos con reglas e instrucciones, sino con el Dios vivo que se revela en ellas, para así crecer en nuestra comunión y relación con Él. Para ello, vamos a Su Palabra y nos preguntamos ¿Qué dice este texto acerca de Dios?

R de “RELACIÓN CON CRISTO”

La Biblia tiene un tema principal: la historia de la redención, en la que vemos a Dios restaurando todas las cosas, y central a ese tema es el Evangelio de Jesucristo. El Señor mismo nos enseñó que las Escrituras se tratan de Él (Lucas 24:27), por lo que al leer cualquier texto en la Biblia debemos preguntarnos cómo este anticipa, señala, promete o nos dirige a la obra de Cristo en su muerte y su resurrección.

D de “DEBO QUITAR/PONER”

Al encontrarnos con Dios en Su Palabra y ver a nuestro Salvador, quien nos transforma y santifica, podremos, por Su Espíritu, ser capacitados para obedecer. Nuestra obediencia es evidencia de la obra del Evangelio en nuestros corazones, y sus mandamientos son ahora nuestro deleite. Basado en Efesios 4:22-24, en este paso de la guía devocional, debo preguntarme: ¿Qué pecados o conductas debo quitar de mi vida (despojarme)? ¿Qué virtudes debo esforzarme por practicar (revestirme)?

E de “ESPERANZA (PROMESAS)”

La Palabra de Dios está llena de promesas y verdades que nos fortalecen, que nos permiten mirar hacia el futuro con gozo, que nos traen consuelo y nos motivan a vivir para la gloria de Dios. Es por eso, que al acercarnos a cualquier texto de la Biblia debemos considerar ¿Qué promesas y verdades esperanzadoras puedo encontrar en mi texto?

En Lucas 24, cuando los discípulos terminaron de escuchar a Jesús y le vieron desaparecer de su vista… “se decían el uno al otro: ¿No ardía nuestro corazón en nosotros, mientras nos hablaba en el camino, y cuando nos abría las Escrituras?” (v.32) 

El objetivo de este estudio debe ser que ardan nuestros corazones en nosotros, por haber escuchado a Jesús hablarnos por medio de las Escrituras. Es por eso que antes de iniciar y al terminar nuestra meditación de lo que leemos en la Biblia, debemos orar para que Su Espíritu abra nuestro entendimiento (v.45) y nuestros ojos puedan contemplar la gloria de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, cada día en Su Palabra.

Vivimos en Su Palabra cuando nuestros corazones arden dentro de nosotros al escucharle hablar cada día.